domingo, 14 de febrero de 2010

Príncipe Maya


Sagrada tu boca de príncipe
custodiada por sacerdotisas ancestrales.

Me acerco.
Me colmas.

Soy la prisionera
de tu lengua de obsidiana.

Danzo
y se desdoblan los dioses
hacedores del amor.

Me cruza tu espada de piedra.
y me bebes como efusión sanguínea.

Ahora
Itzamná
vivo en ti
mi cíclico universo.
Mi único adorado continente
mi códice precolombino.


Mileiby Hernández M.
Inédito Del libro de los dioses